free web stats

¿Qué son los bonos convertibles? ¿Para qué tipos de inversores son adecuados?

 

Cuando hablamos de bonos convertibles hacemos referencia a los bonos de renta fija que pueden convertirse en acciones o en productos de renta variable.

Por su naturaleza, los propietarios del bono tienen derecho a cambiar dichos bonos por acciones, siempre y cuando se respete el tiempo acordado. También por su tipología, los bonos convertibles son emitidos mayormente por instituciones del sector privado, y son capaces de generar mayor rentabilidad que las acciones tradicionales.

Al convertirse en acciones, estos bonos aumentan el interés de los inversores experimentados, ya que la modalidad de transacción facilita el pago de los intereses a los inversionistas.

Sin embargo, como no todos los inversores son adecuados, es necesario profundizar en el tema para solventar las dudas generales.  

¿Qué son los bonos convertibles?

 

Un bono convertible es un producto de renta fija que confiere al poseedor la oportunidad de hacer un canje por acciones a un precio determinado. De esta forma, el emisor tiene el compromiso de pagar el capital junto con los intereses de dicho cupón.  

Dicho de otro modo, los bonos convertibles son activos financieros de renta fija que pueden canjearse por acciones a precios previamente acordados. Por ello, estos bonos están diseñados para que el inversor que recibe el dinero, también reciba las acciones del bono una vez se cumpla el plazo de vencimiento y la rentabilidad fija se haya cobrado.    

Al llegar la fecha límite quien haya invertido en bonos convertibles tienen dos alternativas:

  • Llevar a cabo la conversión: El precio de las acciones en el mercado será inferior al precio del mercado.
  • Quedarse con el bono: Reservar el bono hasta la próxima fecha de conversión o fecha de vencimiento.

A su vez, cabe mencionar que mientras el derecho de conversión se reserve, el bono de naturaleza convertible funcionará como un bono normal y el inversor recibirá los pagos pertinentes al contrato establecido.

Características de los bonos convertibles

Los bonos convertibles presentan características únicas si el proceso de conversión sucede de forma voluntaria u obligatoria. De ser obligatoria, el bono convertible será un producto de renta variable y por lo tanto, la persona que compre el bono obtendrá las acciones pertinentes al activo.

En este sentido, podemos afirmar que los bonos obligatoriamente convertibles deben venderse exclusivamente como productos de renta variable, mientras que con los bonos convertibles normales el poseedor puede elegir si convertibles en acciones o no.

Además, debemos tomar en cuenta que:

  • El bono convertible tiene un plazo de vencimiento de 18 meses a 5 años.
  • No se incluyen los intereses devengados dentro del precio de cotización. En relación a esto, debemos tomar en cuenta la fecha de venta en la bolsa de valores.
  • Por lo general el precio varía de acuerdo a la diferenciación de los tipos de intereses.
  • Los bonos convertibles cancelan una cantidad periódica de forma anual, y al vencer, el inversor recibe el total de la inversión. 
  • Los inversores, dependiendo del caso, pueden vender el bono convertible al mercado o al emisor, aunque esta última acción debe estipularse en las condiciones del contrato.

Al considerar dichas características, el poseedor de bono también debe comprender que los bonos convertibles, al ser productos de renta variable, deben considerarse acciones de riesgo.

Las variaciones de precio en el mercado puede ser confusas para los inversores menos experimentados, de manera que el inversor debe asesorarse con profesionalidad y estar consciente de los riesgos relacionados con el mercado y la naturaleza del bono.

Tipos de bonos convertibles

Como bien se mencionó con anterioridad, los bonos convertibles pueden ser obligatorios o voluntarios. Como la tipología depende estrictamente de la obligatoriedad de la conversión, podemos definir ambos conceptos de la siguiente manera:

  • Conversión obligatoria: El bono convertible es obligatorio cuando se realiza sin la decisión voluntaria del emisor. En este caso en particular, el bono se caracteriza por ser de renta variable y son adecuados para inversores experimentados, pues las acciones se comprarían a través de dicho bono. 
  • Conversión voluntaria: El bono es de naturaleza voluntaria cuando el inversor puede decidir si el activo puede convertirse en acciones o no. En este caso los riesgos son menores, ya que si el canje no resulta conveniente, basta con no iniciar la operación correspondiente.

Ejemplo de bono convertible

Si en un caso hipotético José compra un bono de 1.000€ con un interés del 3% anual, dicha compra es un bono convertible que puede cambiarse por acciones de la empresa emisora, cuyo valor en acciones es de 10€.

De esta forma, José recibe 30€ anuales por los intereses del bono en vigencia. Si el bono se mantiene por 4 años, estaríamos hablando de 120€. Al cumplirse el plazo de vencimiento, José puede canjear el bono por acciones de la empresa.

Sin embargo, si las acciones de dicha empresa tienen un valor inferior a lo predicho (18€, por ejemplo), para José no es conveniente canjear el bono, de manera que optará por la devolución de los 1.000€, siempre que el bono sea de conversión voluntaria.

Si por otro lado la cotización de las acciones es mayor, para José resulta conveniente el canje del bono, ya que ganaría un valor agregado y podría comprar más acciones en el mercado, o bien venderlas para obtener su ganancia correspondiente.

Pero, si por el contrario el bono es de conversión obligatoria, el emisor tendría que aceptar convertir el activo en acciones. En esta circunstancia, José dependería estrictamente de las condiciones previamente estipuladas en el folleto de emisión, ya que su préstamo terminaría convirtiéndose inexorablemente en capital social.  

Tipos de inversores

Si bien no existe una clasificación oficial con respecto a los tipos de inversores de bonos convertibles, fácilmente podemos hablar de gestores especializados en la materia.

Los inversores en renta variable normalmente se rigen por el incremento de la sensibilidad de los bonos convertibles en condiciones en que los precios de las acciones crecen y se establecen alternativas para los accionistas.

En los últimos años la tendencia hacia los bonos de renta variable ha aumentado significativamente, ya que los bonos convertibles pueden utilizarse para diversificarse en diferentes sectores: industrial, divisas y región geográfica.

De esta manera, los inversionistas y gestores especializados pueden renovarse a través de planes de inversión sin comprometer el rendimiento ni la inversión inicial, obteniendo así un equilibrio entre el riesgo y la recompensa.

Por ello, es importante que quien pretenda comprar acciones a través de bonos se asesore profesionalmente antes de tomar una decisión final. Durante el proceso será necesaria analizar las condiciones del contrato y analizar los factores de riesgo con respecto al contexto económico.

Para más información, consulte a su asesor financiero. 

error: Content is protected !!